Adecuación de un espacio acuático-deportivo en el Pabellón de San Manuel

Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau y Santa Creu. Barcelona.

Team: César Córdoba / Aránzazu Cortizo / Sara Curiel / Javier Santamaría / Laura Vidal

 

[objeto de la memoria]

La siguiente documentación aportada tiene por objeto, describir, analizar y evaluar la propuesta de intervención para el Pabellón de Sant Manuel dentro del recinto histórico patrimonial del Hospital de Sant Pau y la Santa Creu para adaptar el mismo al nuevo uso exigido..

Se pretende que ésta sea una rehabilitación respetuosa para evitar que se reduzcan los valores arquitectónicos patrimoniales del pabellón en sí mismo, así como en su visión general dentro del recinto modernista.

La línea general de actuación seguirá en cierto modo, los criterios establecidos por la mesa de patrimonio (documentación aportada) en lo que se refiere a:

 Estructura: reparar y restaurar elementos estructurales y sistemas constructivos

 Instalaciones: introducir las nuevas instalaciones adecuadas al nuevo uso sin interferir con los valores histórico-artísticos del edificio

 Elementos histórico-artísticos escultórico & ornamentales y de cerramiento (imagen exterior e interior)

Dicha documentación se ordena siguiendo el proceso llevado a cabo para acometer esta tarea, es decir, mediante la utilización del Método Objetivo Sistémico.

 I. Etapa de conocimiento: Con una primera fase de caracterización, donde se identifica el elemento en estudio[estudio histórico, levantamiento de planos, estudio de materiales y elementos constructivos ], pasando a una fase de evaluación del estado inicial del edificio [evolución prestacional]

 II. Etapa de reflexión: la reflexión constituye una etapa, posterior a la de conocimiento, pero también una actitud permanente a lo largo de todo el proceso.. La etapa de reflexión consta de dos fases fundamentales: la evaluación

del edificio (estado material, factores de riesgo) y la programación de la actuación posterior. Con una primera fase de valoración [jerarquización de valores], pasando a continuación a determinar los criterios y procedimientosde intervención, para definir finalmente el programa de actuación [propuesta proyecto].

 III. Etapa de intervención

[CONCLUSIONES A LA CARACTERIZACIÓN]

Una vez realizada la caracterización, es importante la extracción de unas mínimas conclusiones de ésta a modo de resumen y de base para la siguiente toma de decisiones.

  • · Uso de técnicas constructivas tradicionales adecuándolas para la realización de este nuevo espacio hospitalario, permitiendo grandes espacios abiertos diáfanos y de gran

altura libre.

  • · Edificio como muestra de tipología arquitectónica hospitalaria en pabellones (innovador y moderno en el territorio peninsular en esa época): valor histórico arquitectónico.

(triada: arte-funcionalidad-estructura).

  • · Relación entre la proyección del edificio y el uso previsto (ventilación, iluminación, instalaciones…).
  • · Ornamentación modernista tanto en el interior como en el exterior del pabellón. Legado de la arquitectura modernista de Domenech i Muntaner.
  • · Modificaciones interiores del espacio para adecuarlo a las nuevas necesidades hospitalarias que van surgiendo con el paso del tiempo (falsos techos, instalaciones nuevas,

tabiques interiores, forjados intermedios, tapiados, añadidos…) que han supuesto la eliminación de elementos originales..

//Todas las conclusiones hacen referencias a los valores documentales del edificio//

[CONCLUSIONES A LA EVALUACIÓN PRESTACIONAL]

  • · Imposibilidad de utilizar los forjados actuales (bóvedas) para la sobrecarga de uso gimnasio.
  • · Necesidad de reparar perfectamente la estructura de acero allí donde presente pérdidas de secciones inadmisibles.
  • · Los cerramientos de fábrica no se encuentran en su estado tensional límite. Posibles apoyos.
  • · El sistema de evacuación de aguas de la cubierta no es compatible con el sistema constructivo-estructural (conducciones de aguas con nula registrabilidad por

donde discurre la estructura de acero).

  • · Necesidad de reparaciones puntuales de los materiales deteriorados.
  • · Adecuación del edificio al HE, HR, SUA, SI: es necesario otro núcleo de comunicaciones

[CONCLUSIONES A LA VALORACIÓN]

Una vez realizada la valoración del estado actual, se puede llegar a la conclusión, de que serán los VALORES DOCUMENTALES los que guiarán nuestra futura intervención. Estos valores

enfatizados tras una profunda caracterización, son los que determinaran los procedimientos y criterios que seguiremos a la hora de actuar.

Se va aumentar el VALOR INSTRUMENTAL, adecuando el edificio al nuevo uso previsto y solventando las deficiencias (estructurales, patológicas, etc.) que presenta en la actualidad.

Se intentará en cualquier caso mantener los VALORES SIGNIFICATIVOS en la medida de lo posible.

 

[CRITERIOS & PROCEDIMIENTOS]

Al analizar las conclusiones derivadas de la caracterización y de la valoración del edificio, quedan reflejados, de manera implícita, unos criterios que deberán de marcar las pautas de la futura intervención:

MÍNIMA INTERVENCIÓN: protección del edificio como documento y preservación de todos los elementos histórico artísticos que presenta.

COMPATIBILIDAD: los materiales usados deben ser compatibles con los materiales existentes (preservar lo máximo el valor documental de los mismos).

DISCERNIBILIDAD: los elementos aportados por necesidad de proyecto deben ser distinguibles de los elementos originales.

REVERSIBILIDAD: debe existir la posibilidad de devolver al edificio la imagen existente en un futuro.

Como la actuación en el pabellón muestra dos fases diferenciadas – actuación exterior y actuación interior- los procedimientos de actuación se especificarán en cada uno de los puntos de esta memoria que hagan referencia a la intervención (proyecto y restauración).

 

 [CRITERIOS DE INTERVENCIÓN_proyecto]

Según la caracterización y valoración realizada, la intervención tiene como objetivo principal, además de adecuar el edificio al nuevo uso exigido, la preservación del valor documental. Sin embargo, se cree necesario hacer una distinción entre los criterios & procedimientos utilizados para la restauración tanto en el exterior como en el interior de los elementos histórico-artísticos, y los criterios y procedimientos que se seguirán para la rehabilitación del edificio para su adaptación al nuevo uso.

En lo que se refiere, a la propuesta de restauración de los elementos histórico-artísticos ornamentales, estos procedimientos & criterios quedarán justificados en la parte de esta memoria dedicada específicamente al proceso de restauración.

A continuación se muestran los criterios que van a marcar la intervención y que condicionarán el proyecto final. Por último se adjunta una tabla–resumen donde se valoran las diferentes actuaciones realizadas en el edificio en función de los criterios y procedimientos empleados y su repercusión en la valoración inicial (valoración final).

La representación gráfica del proyecto se muestra en los paneles del concurso.

 

[mínima intervención posible]

Utilización de técnicas de reparación compatibles con los sistemas y materiales constructivos originales y con un carácter lo más reversible posible.

Este criterio de mínima intervención, se ve enfatizado en el proyecto al solventar dos problemas que se plantean en la

intervención en lo que se refiere al confort térmico (instalaciones) y a la seguridad estructural, mediante una misma

solución:

 Se aprovecha la intervención en forjados (introducción de cerchas) para encajar las nuevas instalaciones, siendo ambos requerimientos asociados al nuevo uso.

 En la caracterización, queda reflejada la importancia documental de las bóvedas tabicadas: se elige respetar las mismas en detrimento de los pavimentos no originales –excepto en los casos en los que se preservan- Sala de Yoga & sauna – por ser originales (condición por la que se interviene por suelo).

 

[compatibilidad]

Según las recomendaciones de ICOMOS/ISCARSAH: “La elección entre técnicas innovadoras y tradicionales debe ser sopesada caso por caso; se dará preferencia a aquellas que resulten menos invasivas y más compatibles con los valores patrimoniales, teniendo siempre presentes los requisitos de seguridad y durabilidad”. En nuestro caso se intervendrá con materiales y técnicas modernas (sugerencia sobre el uso de las técnicas modernas aparece en la carta de Venecia) ya que estos nos aportan mayores prestaciones (como mayores resistencias, menores pesos y espesores). Se consigue con esto una intervención menos agresiva.

Los nuevos materiales elegidos son compatibles a los existentes. Además se previene de las posibles agresiones que provocaría una incompatibilidad entre ellos, evitando efectos secundarios indeseables.

 

[discernibilidad]

Se adoptarán materiales, técnicas, etc. a fin de que lo añadido se distinga claramente de lo existente; es decir, una vez más se trata de evitar la reconstrucción (o adición) mimética o en estilo.

En la introducción de los nuevos volúmenes, nuevos pavimentos y reparación de los elementos existentes se sigue este criterio. No se pretende en ningún caso devolver al edifico a su aspecto interior (falso arquitectónico).

 

[reversibilidad]

Este criterio, quizás sea complicado de llevar a término en muchas de las actuaciones llevadas a cabo. Aún así, la intervención -materiales y procesos constructivos -irá encaminada a poder ser retirada a lo largo de la vida del edificio, devolviéndolo a su estado previo si el nuevo uso futuro así lo requiere.

Esta reversibilidad también queda remarcada por la construcción en seco de la gran mayoría de las soluciones constructivas. Además las instalaciones no irán empotradas. Hechos que facilitarían un posible desmontaje.

 

[autenticidad]

En lo que se refiere al funcionamiento estructural se respeta la autenticidad de la estructura original y su comportamiento,

aprovechando la capacidad resistente de los muros de fábrica de ladrillo original, para apoyar nuestra nueva estructura (aumento de cargas asociadas al nuevo uso). Se procurará así mismo, no aumentar su capacidad resistente.

 Es por ello, por lo que se procurará una intervención a nivel estructural que suponga el mínimo incremento posible de sobrecargas evitando un contacto “agresivo”, en la medida de lo posible con ninguno de los elementos constructivos originales.

Las instalaciones no irán empotradas, tanto para su reparación, simple mantenimiento o su desmantelamiento en caso de necesidad.

%d bloggers like this: